Una iglesia rebelde

La Basílica de San Pedro dentro de su historia es la única después de la catedral de Lima que tiene tres puertas y por las reglas religiosas la única que podía tener tres puertas era la catedral de la ciudad, esto genero un ¡gran pleito! En épocas de la colonia tanto así que llego inclusive a oídos del Papa de ese entonces y ¿Cómo se solucionó? La respuesta es sencilla, se decidió mantener las dos puertas laterales cerradas y dejar abierta solo la puerta del centro que es la más grande de la Iglesia.

Dentro de la misma Iglesia de San Pedro hay un pequeño balconcillo bañado en pan de oro que sobresale como si estuviera en una zona exclusiva de la galería religiosa, se dice por ejemplo que desde allí los virreyes y diferentes personas de notable posición social podían escuchar la misa del padre ¡sin poder ser vistos! Lima es una ciudad con tantos misterios y este balcón es un claro ejemplo de ello.

Continuar leyendo “Una iglesia rebelde”