Ceviche: La perfección de lo simple

El ceviche es reconocido como el plato bandera del Perú por excelencia, es decir, probablemente no exista extranjero que no lo haya probado ni peruano que se no haya deleitado con dicho manjar que proviene desde la época pre incaica con la cultura moche.  Entre los siglos I y II, los mochicas se acentuaron en la costa del Perú, esto supuso que la alimentación y el oficio de la cultura se sustentase en la pesca, por lo tanto, el principal origen lógico del platillo sería a base de pescado fresco, sal y ají. Posteriormente, con la llegada española al Perú, se le añadió el cítrico que marcaría el buen sabor de dicho plato marino: el limón peruano.

Un corazón esclavo del buen sabor

Los anticuchos son uno de los platillos mas históricos del Perú, ya que su origen quechua-español se remonta a la época del virreinato, alrededor del siglo XVI. En aquel entonces, los españoles sentían un gran desdén por las vísceras de la vaca, debido a que las consideraban la parte menos noble para comer y, por ello, se las entregaban a los esclavos negros, quienes serian los responsables de la existencia de dicho plato ante la necesidad de alimentarse y la explotación laboral. La elaboración del plato se hace en base a trozos de corazón de res que son arrebozados en aceite vegetal, ajo picado, comino, jugo de limón, ají panca, pimienta molida, sal, vinagre de vino tinto, cerveza negra, orégano y verduras de todo tipo.  En cuanto a la cocción, suele hacerse en una parrilla, luego de empalar los trozos.