No mucha felicidad

Sey Chung Siu Wu, dueño del reconocido chifa Salón de la Felicidad en el Centro de Lima, trajo consigo la tradicional sazón de Cantón-China hace más de 20 años para alojarla en la conocidísima calle capón.  La idea de Sey Chung fue innovar con la felicidad que quería lograr en el rostro de cada cliente al comer alguno de sus platos y esta fue la respuesta que dio ante la feroz competencia de chifas en la calle capón. Los insumos frescos y condimentos de la tienda que manejó al llegar a Lima fueron el secreto de su éxito.

El Salón de la Felicidad pretende comenzar a enamorar al comensal desde el letrero del restaurante y luego fascinarlo con la bella estructura del lugar, ya que cuenta con los cuadros típicos de la cultura china, peceras y detalles arquitectónicos orientales. El menú tiene un precio más elevado que el que suele verse en cualquier chifa del barrio, pero es lógico debido a la reputación que se ha ganado con el tiempo y a las grandes porciones que presentan en cada plato.  Por lo tanto, el mínimo de 20 soles que cuesta cada plato refleja perfectamente la frase “estomago lleno, corazón contento” y probablemente ello es lo que quería conseguir Sey Chung en los clientes peruanos.

Sin embargo, no todos los paladares son fáciles de satisfacer. Algunos comensales preferimos la sazón con un poco mas de consistencia y la cantidad siempre es el principal requisito para calificar a un chifa como muy rendidor, pero a veces la calidad del plato suele tener mas relevancia.

Las recomendaciones que hace el reconocido chef Gaston Acurio suelen ser opiniones que te aseguran una gran experiencia culinaria, pero hasta el más sabio de todos puede equivocarse. Mi recomendación es experimentar cada restaurante por cuenta propia y tener una opinión original al respecto, ya que cada paladar tiene diferentes necesidades.

Fuente:  http://limasabe.pe/restaurantes/salon-de-la-felicidad/

Write a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *